Zumos y batidos de fruta y verduras y smoothies. ¿Qué aspectos preferimos?

smothies

¿Sabías que el sector de las bebidas ha sido el de mayor crecimiento de todo el sector de la alimentación en 2017? Así ha sido y de todos ellas, las preferidas los consumidores han sido los zumos.  Al parecer son varias las razones que justifican este aumento en las compras de zumos. Pero una de las más importantes es el interés por el consumo de alimentos y bebidas favorables para la salud. Alimentos que frecuentemente asociamos con frutas y verduras. ¿Pero qué es lo que nos gusta de los zumos?

Zumos, batidos y smooties: el dominio de las texturas.

En relación a los aspectos sensoriales, un detalle en el que ponemos especial atención es a la textura de los zumos. En los zumos de frutas y verduras esperamos encontrar un alto contenido de ingredientes naturales de origen vegetal. La textura de los zumos de frutas es un aspecto fundamental a este respecto. Dependiendo del tipo de fruta o verdura utilizada, de si el zumo es jugo donde la pulpa se deshecha o contiene fruta o verdura batida, la textura del zumo será distinta.

Como bien sabemos, la textura del zumo es prácticamente líquida, aunque, según el método utilizado para su extracción, ocasionalmente podemos encontrar rastros de pulpa. Por otro lado encontramos lo zumos licuados. En este caso, su textura es completamente líquida ya que no quedan rastros de pulpa.  El aspecto de estas bebidas, además, puede llegar a ser translúcido, incluso transparente, lo que depende del ingrediente principal utilizado. Ese es el caso de los zumos de manzana, por ejemplo.

Los batidos, aunque son líquidos, incluyen la totalidad o parte de la fruta o la bebida en la receta, con lo que la pulpa de frutas y verduras aporta una textura diferente a la bebida, mucho más espesa y uniforme. Pero aún podemos añadir una textura más a este catálogo, la proporcionada por los smoothies.

En general, los smoothies son prácticamente iguales a los batidos de frutas o verduras, pero con un elemento congelado. Esto suele conferir a los smoothies una textura similar a los granizados. En otras ocasiones, este tipo de bebidas contienen yogurt o lácteos. Estos ingredientes buscan un efecto concreto en la textura, aportar cremosidad.

Dime el color del zumo y te diré a qué sabe.

A los que nos gusta probar cosas, ya sabemos que el color es un  aspecto fundamental. Si como dijimos la semana pasada hablando de vegetales, frutas y hortalizas frescas preparadas, el color es un aspecto fundamental a la hora de juzgar la calidad de este tipo de alimentos. En el caso de los zumos, el color tiene tanta o más importancia.

En el caso de los zumos, el color constituye la parte central de nuestra experiencia visual con él ya que  nos proporciona pistas sobre la identidad de la fruta o el vegetal del que se obtiene. Además, nos crea expectativas acerca de la intensidad del sabor que disfrutaremos al beberlo.

1. El color verde se asocia a un sabor ácido. Se ha comprobado en bebidas hechas con fresa, pero de color verde. Cuando el consumidor las probaba, más de la tercera parte, identificaba el sabor de la bebida como de lima o limón y no con las fresas que realmente contenía. Recientemente se estudió cómo el color del zumo de naranja modificaba las preferencias y resultó que cuando el zumo de naranja tenía un color más verdoso, los catadores percibían el zumo como más ácido.

2. El color marrón influye negativamente en las bebidas de limón y menta. Generalmente, en este tipo de bebidas, el color marrón se asocia con la oxidación de la fruta y la pérdida de vitaminas.

3. Cuanto más rojo el color, más dulce la bebida. Al menos esa es generalmente la asociación que hacemos con las bebidas de este color.  Si nos encontramos frente a una bebida de color rojo intenso y con otra que presenta un rojo más apagado, normalmente pensaremos que la primera tendrá un sabor más dulce que la segunda. Este hecho responde a una asociación aprendida de la naturaleza. Todos sabemos que las frutas maduras han realizado una transición del verde al rojo. Cuando esto ocurre, la fruta madura  cambia de color del verde al rojo al mismo tiempo que aumenta la cantidad de azúcares en su interior.

4. El color verde se asocia con las verduras. Si vemos una bebida de color verde pronto pensaremos que sus ingredientes principales son las verduras. Sin embargo, este color no es de los preferidos por los niños, más bien al contrario.

5. Colores naturales, bebidas naturales. Los colores naturales de los zumos favorecen la percepción del producto y la relacionamos con su origen natural. Sin embargo, si existe un cambio de colores, por ejemplo a colores estridentes o colores que no son propios de las frutas y verduras naturales, los consumidores tendemos a desconfiar.

El azúcar y el sabor de los zumos de fruta.

Uno de los aspectos más relevantes de la tendencia healthy es la vigilancia que los consumidores ejercemos sobre el contenido extra de azúcar  de los zumos de fruta. La disminución del contenido de azúcar de los zumos y la búsqueda de nuevas soluciones naturales y saludables que sustituyan al famoso aditivo puede afectar al sabor final de los zumos. Para evitarlo, las empresas productoras necesitan contar con catadores que ayuden a marcar el camino correcto en este proceso y encontrar el equilibrio entre la cantidad de azúcar de los zumos y su sabor. ¿Quieres ser uno de estos catadores? , apúntate a Consumolab, queremos saber tu opinión.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>