Vegetales, frutas y hortalizas frescas preparadas. ¿Por qué nos gustan tanto en verano?

productos IV gama

Si comenzáramos a hablar de la IV gama de alimentos y sus características, seguramente pocos reconocerían a qué tipo de productos nos estamos refiriendo. Sin embargo, si mencionamos esas bolsas de lechuga ya cortada; las ensaladas envasadas que incluyen el aliño y hasta tenedor;  la fruta pelada y a veces troceada o las bolsas de hortalizas limpias y preparadas para añadir a nuestras recetas; todos reconoceríamos de qué productos se trata, ¿verdad? Lo que no es de extrañar ya que es cada vez más común encontrarlos en la sección de frescos de nuestros supermercados.

Con las altas temperaturas  vegetales y frutas  ocupan los primeros puestos de nuestras preferencias y es que ya lo dijimos en el artículo ¿Por qué nos gustan tanto los productos de temporada?, con cada estación cambiamos nuestras elecciones. Con el calor buscamos alimentos con alto contenido en agua y que nos aporten esa sensación de frescura y ligereza tan beneficiosa en verano.

Es este post vamos a enfocarnos precisamente en los alimentos que componen la gama IV,  analizamos sus características y respondemos a la pregunta: ¿Por qué los preferimos en verano?

¿Qué es la IV gama de alimentos?

Lo que caracteriza principalmente a la IV gama de alimentos es que se trata de productos que han sido sometidos a un mínimo procesado y están listos para ser degustados. Esencialmente este procesado afecta al producto en lo mínimo imprescindible. Se resume en el lavado de los alimentos, el corte o retirada de la piel en el caso de algunas frutas y finalmente estos productos son envasados con un sistema que alarga la duración en el punto de venta. Son envases que tienen una atmósfera protectora y se utilizan para mantener el producto en óptimas condiciones por más tiempo.

En cualquier caso se trata de productos frescos y aunque veamos la ensalada prácticamente preparada y la fruta ya cortada, el producto mantiene las características organolépticas y nutricionales del producto original.

¿Qué cualidades son importantes para nosotros respecto a los productos de IV gama?

Cuando nos referimos a la calidad de los productos frescos, especialmente en relación a las frutas y las verduras apreciamos fundamentalmente que se trate de alimentos sanos.
Sabemos que el aspecto visual de frutas y verduras está directamente relacionado con su punto de madurez y con su sabor, textura, color y demás propiedades organolépticas.

Sin embargo, en los productos de la IV gama, algunos criterios relativos al aspecto externo de los alimentos como es el calibre han perdido relevancia. Esto es debido a que se trata de productos previamente cortados donde el tamaño de la fruta o vegetal original no es relevante. Sí lo es el tamaño del corte, sobre todo en referencia al empleo que vaya a darse al alimento, (consumo directo “on the go”, ingredientes en una receta, etc.)

El color, sin embargo, sigue siendo un elemento fundamental y como consumidores vigilamos que los alimentos de IV gama no presenten ese color pardo que denota la pérdida de frescura en las frutas o los cambios en el sabor, textura y aroma de este tipo de alimentos.

Como vemos, el sentido de la vista es el primero en participar en la evaluación sensorial que hacemos de estos productos  y nos estimula  a  hacer nuestras propias predicciones respecto al resto de cualidades. Después, una vez que abrimos los envases, el sentido del olfato también servirá de evaluador de la calidad del producto.

Firmeza, tersura, jugosidad… son aspectos relativos a la textura en el que solemos poner atención para evaluar este tipo de alimentos y nuestra preferencia por unos u otros, sin olvidar, por supuesto, al sabor. Este último no puede verse alterado en ningún caso respecto al recuerdo que guardamos de los productos originales.

Además de todo lo dicho, la IV gama de verduras y vegetales destaca por su conveniencia. Entre las características de estos alimentos se encuentra su facilidad de consumo y uso. Estos alimentos frecuentemente son consumidos fuera del hogar. De ahí que muchos de ellos se presenten cortados y listos para su consumo. Otros resultan de ayuda a la hora de reducir el tiempo que pasamos en la cocina, limpiando, cortando y pelando verdura antes de incluirla en nuestra receta preferida.

En este aspecto los envases en los que se presentan tienen mucho que decir.

Los envases, ¿en qué nos fijamos?

Respecto a los envases de  los alimentos de la IV gama los consumidores les pedimos fundamentalmente 2 cosas:

  1. Que salvaguarden la calidad de los alimentos durante el tiempo en el que los conservemos antes de comerlos a la temperatura aconsejada.
  2. Cada vez más nos fijamos en las cualidades de usabilidad de los envases.

En otras palabras, frecuentemente elegimos este tipo de alimentos porque queremos seguir disfrutando de productos frescos, sanos y de calidad, pero necesitamos facilidades para su consumo. Estas facilidades pueden ir vinculadas a la sencillez en el manejo de los envases, la facilidad de apretura,  la dosificación del producto o la compartimentación de los alimentos dentro de él.  Podemos ver un claro ejemplo en los envases en los que se presentan las ensaladas listas para comer. Sólo tenemos que  mezclar los ingredientes y comer con el tenedor que incluyen donde y cuando deseemos.

La importancia de conocer tu opinión.

Los consumidores tienen la posibilidad de expresar su opinión tanto en relación a la evaluación de parámetros como  relativos a la frescura de los alimentos y evaluar el grado de aceptabilidad en la que los productos de IV gama se presentan ante nosotros.

Por otro lado,  podemos participar en estudios de consumidor para emitir un juicio sobre  el formato, tamaño, cualidades de usabilidad, ergonomía, etc. de los envases y si estos se adaptan a nuestras necesidades como consumidor.

¿Te apetece participar? ¡Apúntate!

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>