El olor de la Navidad: Ibéricos, quesos, salazones, encurtidos y untables

Una tabla de ibéricos y quesos, unos canapés de salmón ahumado, un platito de   aceitunas marinadas, un hummus… son alimentos que no faltan en nuestra mesa de Navidad. Todos ellos tienen algo en común, el olor inconfundible que los caracteriza. Además del olor, también la presentación de estos platos es fundamental. Continuamos con el tercer artículo, del serial de alimentos navideños, en el que hablamos de las cualidades sensoriales de los ibéricos, quesos, salazones  encurtidos y untables.

El olor de la Navidad: Ibéricos, quesos, salazones, encurtidos y untables

 

Cada vez cuidamos más los aperitos o los entrantes  que ponemos en nuestra mesa de Navidad. Desde los clásicos como la tabla de ibéricos y quesos, las aceitunas marinadas o los canapés de ahumados y de paté hasta los más innovadores como el hummus, el guacamole o los bombones de foie.

Ibéricos, quesos, salazones, encurtidos y untables llenan de color y olor nuestra mesa de Navidad.  Los tonos rosados de los ibéricos combinan con los verdes de las aceitunas y los neutros del hummus. Si bien es cierto que no elegimos los entrantes por su color si no más bien por su olor y, sobre todo por su sabor, su presentación es fundamental. ¿Qué factores sensoriales tenemos en cuenta a la hora de elegir nuestros entrantes de Navidad? Aquí os contamos algunas de ellas.

  • Ibéricos (jamón, salchichón y chorizo)

- A nivel visual y olfativo, tenemos en cuenta el aspecto, el color (rosado claro u oscuro), la intensidad del color, el olor y la cantidad de grasa para elegir un producto ibérico.

- A nivel gustativo, el sabor, el sabor salado, y sobre todo el nivel de curación, la textura blanda o dura y, la textura jugosa son factores fundamentales para elegir un jamón, un salchichón o un chorizo ibéricos.

Hay otros factores externos como la presentación el producto y si tiene DO o IGP  que también nos influyen. En definitiva buscamos ibéricos sabrosos, pero no salados, jugosos pero no grasientos y curados pero no secos.

Hay muchos tipos de queso, últimamente son los quesos cremosos, los denominados untables, los que

  • Quesos (curados, semi-curados y frescos) :

El queso es otro de los grandes protagonistas de los aperitivos o entrantes de Navidad. Y donde el factor sensorial del olor destacada por encima de los otros.

El olor intenso, el sabor fuerte y la textura dura son algunas de las cualidades que definen a los quesos curados, quesos clásicos que consumimos en Navidad. Aunque la tendencia es cada vez hacia quesos cremosos y untables, con un sabor suave tipo philadelphia, camembert o queso brie o con un sabor intenso tipo cabrales, roquefort o gorgonzola.

  • Salazones o ahumados (salmón, bacalao, atún, arenque, trucha…) :

Se trata de un tipo de producto que se asocia a celebraciones, como la Navidad. 

El color, la homogeneidad del corte, y la sensación de frescura son algunos de los factores sensoriales en los que nos fijamos a la hora de comprar salazones o ahumados para nuestra mesa de Navidad. Además, hay que tener en cuenta que la selección de este tipo de productos se basa en gran medida en su aspecto, nos fijamos en la colocación de las piezas dentro del envase.

  • Encurtidos (aceitunas, pepinillos, berenjena de almagro, zanahorias, cebollas, alcaparrones, ajos…):

Aunque estos productos los consumimos durante todo el año, cobran relevancia en esta época.

- A nivel visual y olfativo, el aspecto, el color, el olor y sobre todo el tamaño son elementos sensoriales que valoramos.

- A nivel degustativo el sabor, el sabor picante (si lo es), la cantidad de rellena (si lo tiene), la textura dura/blanda y el sabor final (después de trabar) son factores determinantes para elegir estos productos.

  • Untables (hummus, guacamole, paté de aceitunas, crema de sardinas, de pavo, de mango…) :

Cada vez más los untables están más presentes en nuestras mesas y no sólo nos referimos a los quesos untables, a los patés o al foie, sino a la nueva generación de untables como:

-         el hummus (crema de puré de garbanzos cocidos con zumo de limón)

-         el guacamole (crema de aguacate, tomate, cebolla tierna y limón)

Este tipo de untables se sirven normalmente junto con snacks (nachos, picos, tortitas…) que permiten comer directamente sin usar cubiertos. El olor, la facilidad para untar, la textura al untar, el sabor y la textura en boca son algunos de los factores que destacan en la elección de los untables.

Desde los entrantes hasta los postres: Factores sensoriales

A lo largo de la serie de artículos que estamos publicando sobre las cualidades sensoriales de los alimentos típicos navideños, hemos desgranado en este post los aperitivos o entrantes (Ibéricos, quesos, salazones, encurtidos y untables).

También hemos hablado de los factores sensoriales de las bebidas típicas navideñas en este post: Licores, vinos y otras bebidas navideñas: Claves sensoriales para su elección

Y, de las cualidades sensoriales de los postres navideños en este: ¿Cuáles son las sensaciones que nos despiertan los dulces de Navidad?.

Para finalizar la serie, la próxima semana nos centraremos en algunos de los platos típicos navideños como el pavo relleno es un post titulado: En Navidad, ¿saben mejor los platos que preparamos en casa o los que ya vienen preparados?

¿Y tú?, ¿qué alimentos asocias con la Navidad?, ¿cuáles son las características sensoriales que destacas de estos alimentos?.

En consumolab realizamos estudios sensoriales de muchos productos de alimentación típicamente navideños, como turrones, vino o ibéricos, ¿quieres participar? Si es así, apúntate en este enlace.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>