¿Cuáles son las sensaciones que nos despiertan los dulces de Navidad?

Un barquillo crujiente, un turrón duro que cruje al morderlo, un polvorón que se deshace en la boca… son algunas de las sensaciones que tenemos al comer dulces de Navidad. Sensaciones que nos evocan experiencias positivas y nos recuerdan momentos especiales. Y, no sólo los dulces, las bebidas como el cava o alimentos como el jamón, también nos transmiten estas sensaciones. En el artículo hablaremos sobre las cualidades sensoriales de algunos de los dulces más típicos en Navidad.Este es el primer artículo de un serial de tres en el que hablaremos de las cualidades sensoriales de los alimentos típicamente navideños, ¿te interesa?

 elementos sensoriales dulces de Navidad

Turrones, polvorones, mazapanes, barquillos, galletas, bombones… llenan nuestras despensas en esta época. ¿Cómo elegimos este tipo de alimentos navideños?, ¿cuáles son las cualidades sensoriales que nos hacen decantarnos por unos o por otros?

El aspecto, el sabor y la textura son los tres elementos sensoriales que tenemos en cuenta a la hora de decantarnos por un dulce navideño o por otro.

Vamos a describir las principales cualidades sensoriales de algunos de los dulces típicamente navideños:

Turrones: La almendra es el ingrediente característico en la mayoría de los turrones tradicionales. Pensemos en el turrón blando de Jijona con trocitos de almendra, en el turrón duro de Alicante o en el turrón de guirlache o de chocolateque incluye almendras enteras.

En este tipo de turrones la textura crujiente y, a nivel visual, la uniformidad del tamaño de la almendra son fundamental para su elección. También la integridad del producto durante el corte, en qué medida se rompe o deshace.

Polvorones: El sabor a almendra también es fundamental en este tipo de productos pero sobre todo la textura, que se deshaga en la boca pero que no se rompa en la mano al abrirlo. Aquí cada uno tiene su truco para conseguirlo.

• Barquillos rellenos: La textura crujiente y el sabor del relleno son los dos aspectos sensoriales claves a la hora de decantarnos por este tipo de dulces. Hay otros elementos como la información nutricional que también juega un papel importante, como por ejemplo, si en su composición lleva o no grasas trans.

• Bombones: El aspecto, la forma y la presentación es fundamental en la elección de los bombones. En segundo plano queda el sabor, que sea dulce pero que no empalague y, la textura, que sea cremoso es importante, una característica valorable.

Hemos hablado sobre los elementos sensoriales de algunos de los dulces de Navidad. Como hay muchos más alimentos que asociamos y que consumimos, especialmente en esta época, vamos a ir publicando diferentes artículos dedicados a conocer los elementos sensoriales de los productos de alimentación típicamente navideños:

- 30 de noviembre: Licores, vinos y otras bebidas navideñas: Claves sensoriales para su elección.

-7 de diciembre: Ibéricos, salazones, encurtidos… huele a Navidad.

-14 de diciembre: En Navidad, ¿saben mejor los platos que preparamos en casa o los que ya vienen preparados?

¿Y tú?, ¿qué alimentos asocias con la Navidad?, ¿cuáles son las características sensoriales que destacas de estos alimentos?.

En consumolab realizamos estudios sensoriales de muchos productos de alimentación típicamente navideños, como turrones, vino o ibéricos, ¿quieres participar? Si es así, apúntate en este enlace.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>