Vive una experiencia mindfulness a través de la degustación de una chocolatina

Cada día realizamos varias comidas al día de forma rutinaria, ¿alguna vez te has parado a pensar lo que ocurriría si en lugar de simplemente comer tomáramos conciencia de lo que estamos haciendo y degustáramos cada uno de los alimentos que tomamos de una forma consciente y presente?. Quizás, el acto de comer se convertiría en algo más que simplemente una cuestión alimentaria, se convertiría en una experiencia sensorial única. Desde Consumolab te proponemos realizar un ejercicio “mindfulness” (estar presente y consciente) para vivir una experiencia sensorial degustando una chocolatina. Sigue los pasos que te indicamos para conseguirlo, ¿te animas?

woman-674977_1920

 

El término mindfulness es un término que está de moda. Aunque es un término de difícil traducción, podemos decir, que es una capacidad de la mente de estar presente y ser consciente en un momento determinado. Esta capacidad se entrena a través de la meditación.

La experiencia del mindfulness consiste en simplificar la experiencia al máximo, reduciendo los estímulos externos al punto de “simplemente estar” en una situación donde “no pasa nada” en particular. En ella nos encontramos desnudos y solos con nuestra propia mente. Podemos escuchar, sentir, observar, tocar cómo construimos mundos con ella y les atribuimos un carácter de real, a tal punto que todo nuestro organismo reacciona como si lo que estamos pensando fuera cierto.

Si tenéis curiosidad por vivir una experiencia mindfulness os proponemos una a través de la degustación de una chocolatina. Sólo necesitáis una chocolatina y seguir los pasos que a continuación os detallamos. En este ejercicio no hay buenas ni malas respuestas, sencillamente son experiencias individuales.

1. Pon atención a la chocolatina envuelta.

2. Desenvuelve lentamente el chocolate. ¿El envoltorio suena?, ¿tienes una sensación de anticipación?, ¿de querer inmediatamente poner el chocolate en tu boca?, ¿qué sensaciones físicas tienes?, ¿qué emociones estás sintiendo? (Simplemente anótalo)

3. Fíjate en el chocolate. ¿Qué color tiene?, ¿Pone algo en él?, ¿Cuánto pesa?

4. Huélelo. ¿Qué te dice tu sentido del olfato?

5. Ahora toma el chocolate y ponlo en tu boca pero no te lo comas.
¿Qué sientes mientras se derrite?, ¿puedes sentir su sabor?, ¿qué consistencia tiene?, ¿qué ocurre en tus labios, lengua, paladar mientras se derrite?

6. Mueve el chocolate en la boca. ¿Cambia el sabor que percibes?, ¿Qué le está pasando al chocolate?

7. Trágate ahora el chocolate concentrándote en las sensaciones que se producen. ¿Dura el sabor en la boca?, ¿cómo te sientes físicamente y emocionalmente?. Tómate un momento para experimentarlo.

Una vez hayas concluido estos 7 pasos con sus respectivas cuestiones, para finalizar, contesta a estas preguntas: ¿Ha sido diferente esta experiencia de comerte esta chocolatina a otras veces que la comes?, ¿más intensa?, ¿más frustrante?, ¿más agradable?, ¿has sido más consciente de tus emociones durante le ejercicio?, ¿crees que esto cambiará tus futuras experiencias comiendo chocolate?, ¿por qué?.

Aquí concluimos la experiencia mindfulness que te hemos propuesto, ¿te ha gustado?, ¿la repetirías con otro alimento?, ¿crees que a partir de ahora cambiará tu percepción al comer?.

 

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>