¿Cuántos olores podemos memorizar?

¿Quién no recuerda el olor a pan recién horneado? y, ¿el aroma que produce el café tostado o la naranja recién exprimida?, ¿asocias a tu infancia el olor que desprenden las palomitas y el algodón dulce?… son algunos olores difíciles de olvidar, ¿verdad?. El olfato es el sentido que más se recuerda y, si entrenamos este sentido seremos capaces de distinguir cientos de olores diferentes y reconocerlos en muy bajas concentraciones.

chef-939436_1920 (1)

Ahumado, albaricoque, melocotón, manzana, uva moscatel, pimiento, miel, tomillo, canela, membrillo, almendra, limón, violeta, hongo, nuez… son algunos de los olores más comunes que se usan como entrenamiento en las sesiones con paneles de consumidores expertos, ¿sabías que los olores pueden ser memorizados como un idioma?

Con sesiones de entrenamiento pueden ser reconocidos olores a muy bajas concentraciones y distinguirse varios cientos de olores diferentes. Pero seguramente que si nos concentramos somos capaces de percibir alguno de estos olores cuando degustamos un alimento como por ejemplo un vino o una cerveza.

El olor es el sentido más completo y está más desarrollado que el sabor. Podemos definirlo como la sensación que resulta debido a la interacción de las sustancias volátiles del alimento con el receptor olfativo. Gracias al olor somos capaces de diferenciar sustancias muy similares, con una estructura molecular parecida, y percibir concentraciones muy bajas.

Diferencia entre olor y aroma

Olemos a través de la “región olfativa”, zona que se encuentra en la parte superior de la nariz. Para llegar a esta región existen dos vías, externamente a través de la nariz, cuando olemos, e internamente por la zona retronasal, a través del aroma. Para conseguir percibir el aroma, el ejercicio es un poco más complejo, hemos de taparnos la nariz e introducir el alimento dentro de la boca y así percibimos el aroma.

Si quieres practicarlo, en este artículo te proponemos un ejercicio para que compruebes como puedes percibir el aroma de los alimentos a través de la boca: Diferencia entre aroma y sabor

Podemos oler mientras respiramos aunque los olores se perciben más intensamente cuando inhalamos. Pero cuidado, no se recomienda inhalar más de tres veces una muestra de producto porque igual que ocurre con el sabor se puede producir saturación o bien adaptación y, es muy difícil recuperar de la fatiga por inhalación por eso hay que evitarla.

En una cata, el olor y también la intensidad del olor es uno de los atributos a valorar, tanto en productos de alimentación como en productos de droguería o cosmética. Y, ¿tu?, ¿en qué tipo de productos el olor es fundamental para decantarte por un producto o por otro?. ¿Te gustaría venir a testar tu percepción olfativa con relación a los productos que analizamos? Si es así regístrate a través de este enlace

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>